Desde el comienzo de la pandemia Covid-19, los rotarios del Sur de Tenerife han tenido que reforzar sus acciones en diversos frentes, dada la demanda de ayuda de muchos ciudadanos y las dificultades con las que se tropiezan los organismos públicos para reaccionar ante esta situación sobrevenida.

Desde el Rotary Club se están realizando acciones de ayuda de emergencia con víveres a familias que solicitan apoyo de alimentos a sus respectivos ayuntamientos, pero estos les atienden con una media de entre 7 y 10 días de retraso, tiempo imposible de aguantar para muchas familias que se han quedado sin nada. Es por ello que, en aquellos casos más extremos, y en coordinación con cada departamento de servicios sociales, estas familias son atendidas provisionalmente por el club rotario hasta que finalmente se les atienda por la institución pública correspondiente. Así llevan, junto a un grupo de voluntarios, desde el comienzo de la pandemia.

Jordi Esplugas, presidente de los rotarios del Sur de Tenerife se muestra preocupado porque según dice «seguimos viendo a las administraciones públicas desbordadas, ya que nos llaman familias que aseguran llevar mucho tiempo esperando ser atendidas, incluso después de haber llamado en reiteradas ocasiones, muchas de ellas con varios niños» y prosigue «es una situación muy grave. A estas familias la catástrofe sanitaria se les ha unido con otra económica y la situación es muy tensa, por ello nos gustaría que las administraciones públicas reforzarán aún más sus departamentos de atención y ayuda a los ciudadanos ya que previsiblemente la situación no mejorará a corto plazo»

Pero los rotarios no solo realizan esta labor de ayuda en ámbito alimentario, ya que también realizan acciones de apoyo en el ámbito sanitario, entregando material diverso de protección. Últimamente han vuelto a hacer una entrega a los sanitarios de las ambulancias de urgencias del Sur de la isla, en esta ocasión, entregando algunas cajas de mascarillas ffp2, o con un ambicioso proyecto para dotar a todos los hospitales públicos y residencias sanitarias de Tenerife con tablets para videoconferencias, también donando decenas de portátiles a la universidad de La Laguna para ser utilizados por los alumnos que ahora se ven obligados a realizar sus clases a distancia.

Esplugas asegura que desde el club rotario se seguirá ayudando en la medida de sus posibilidades a estas familias, y que, además, como también llevan haciendo desde el comienzo de este episodio, seguirán enviando grandes cantidades de alimentos, entre los que se incluye también carne, a las diferentes Despensas Municipales y asociaciones solidarias de la comarca como Virgen de La Esperanza y Arca de Noé.

/* Estilos para menú plegable móvil Divi */ /* JS para menú plegable móvil Divi */